'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

AQUELLA ANTIGUA CAMIONETA FORD


AQUELLA ANTIGUA

CAMIONETA FORD



Érase una vez un campo
y en él hubo un sembrador,
su sacrificio era el trabajo
poniendo de sí lo mejor.

Pero el Planeta ardía tanto

y calentó tanto el Sol,
que se avecinó el espanto
y una gran inundación.

Esa crecida entretanto

la cosecha le arruinó,
y el pobre hombre de campo
todo el cultivo perdió.

El hombre tronó en llanto

imagínese, buen lector,
su voluntad era quebranto
mucha rabia, ira y dolor.

El Banco le había prestado

un dinero al agricultor,
para comprar ese campo,
las semillas y un tractor.

Con el fin de los sembrados

jamás habría recolección,
y el Banco le sacó en remate
las herramientas y el tractor.

La deuda habría que pagarla

lo exigía el Banco Nación,
pero el campo ya no tenía nada,
solo era devastación.

Al hombre solo le quedaba

una antigua camioneta Ford,
con la cual él trabajaba
diariamente de sol a sol.

"¡No! No rematen mi chata.

Ella no es culpable. Soy yo.
Mi culpa es contraer deudas,
yo aceptaré la sanción.

Yo la compré desde cero

es mi mejor posesión.
La quise toda la vida
como a mi hermano menor.

Con ella salía de viaje,

iba siempre de excursión.
Ella fue mi compañera
y así conocí la región.

Con ella traía del pueblo

comida y medicación.
Llevaba allá a los vecinos
ante cualquier situación.

Hasta sirvió de partera

mientras un bebé le nació
a una vecina en camino
cuando al hospital nos llevó.

Ella fue mi dormitorio

cuando el rancho se incendió.
Ella me sirvió de cama
hasta para hacer el amor.

Le hice chapa y pintura,

sacándole oxidación.
Le compraba gomas nuevas,
la tenía de colección.

Le cargaba nafta buena,

la mejor nafta de avión.
Aceite nunca le faltaba,
ni agua en el radiador.

Andaba como gacela,

era un toro su motor.
Un jilguero su bocina,
sus luces, un reflector.

La tenía siempre limpia,

tapizados con renovador.
Brillaba por todos lados
brillaba aún más que el sol.

Toda mi vida junto a ella,

no acepto esta separación.
Deseo cuando llegue mi hora,
a mi tumba irnos los dos.

Que las piernas no me corten,

sin ella no podré vivir yo.
Por favor no me rematen
aquella antigua camioneta Ford."

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★

Copyright Rubén Sada 2006-2013. 26-11-2007
©Derechos de autor reservados por Rubén Sada.
★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★
_________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...