'fauxcolumn-outer body-fauxcolumn-outer'>

¿QUIEN ME AYUDARÁ A ACARICIARTE?


pluma, suavidad, piel


¿QUIEN ME AYUDARÁ A ACARICIARTE?

Qué ásperas son mis manos!
Como me han salido callos!
La dura vida me ha marcado.
de tantos severos trabajos.
Son ásperas, mis manos rudas,
son varoniles y duras.

Pero tú... eres tan suave...
¿A quién debería pedirle
que me ayude a acariciarte?
¿Tendré que matar a un ave
y arrancarle algunas plumas?
¿o pedirle a la garúa suave,
y al rocío de la bruma?

¿A quién debería yo pedirle
que me ayude a acariciarte?
¿A la brisa de primavera
que acaricia verdes árboles?
¿O volarías conmigo en el cielo,
y que te acaricien las nubes?

¿A quién debería pedirle
que me ayude a acariciarte?
¿A las pompas de jabón
que duran solo un instante?
Tal vez el gusano me teja,
para ti un sostén de seda.

¿Me ayudarán los capullos
de algodón, encima tuyo?
¿Me ayudará la flor del cardo,
que flota sobre los campos?
¿O el perfume de los nardos,
que viste tus desnudos encantos?

Le pediré a las mariposas
que vuelan sobre los prados,
que ellas te acaricien por mí
pues muy rudas son mis manos.
¿Podrían ser de carne y hueso
mis guantes de terciopelo?
¿O te acariciarían por mí
hasta tus medias de nylon?

¿A quién debería yo pedirle
que me ayude a acariciarte?
Pediré a los pétalos de rosas
que acaricien tu piel fogosa,
y pediré ayuda al otoño
para que te derrame sus hojas.

Qué rústicas son mis manos!
Nunca más podré tocarte.
Que todos ellos me ayuden
al placer de acariciarte.


© Copyright Rubén Sada 2006-2007.-------------------------------------------
Escrito el 26-01-2007
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...